FANDOM


Del latín heros, que a su vez deriva de un vocablo griego, la palabra héroe hace referencia a un hombre que es famoso, ilustre y reconocido por sus virtudes o hazañas. Por ejemplo: “Luciano es un pequeño héroe de apenas doce años que salvó a su madre de morir en un incendio”, “Mi tío es un héroe de guerra que cuenta con varias condecoraciones”, “Diego Maradona fue el héroe argentino en el campeonato mundial de 1986”.

Historia Edit

En una epopeya o un poema épico, el héroe es el personaje principal y quien desarrolla las acciones más importantes. En la mitología tradicional, por otra parte, un héroe es aquél que es más que un hombre pero menos que un dios, ya que nació de un ser divino y de un ser humano.

El héroe, en ese sentido, suele encarnar los rasgos más sobresalientes y valorados de su cultura de origen. Presenta, por lo tanto, las habilidades idealizadas que le permiten concretar grandes hazañas, o actos heroicos, que son los que le dan fama y lo convierten en alguien admirado por el resto de la comunidad.

Salvar a la gente de una muerte casi segura o derrotar a un enemigo muy poderosos son las acciones heroicas por excelencia en la mitología antigua y en la épica. En la sociedad moderna, en cambio, los héroes pueden representar otros valores. De esta manera, el responsable de un éxito deportivo o el artista admirado pueden ser considerados como héroes. También hay personas que se erigen como héroes al superar distintos tipos de adversidades.

Las problemáticas actuales incluyen el maltrato a los animales, los abusos sexuales a menores, el racismo y el desprecio a los homosexuales, con consecuencias que muchas veces parecen peores que la muerte, por lo cual un héroe de nuestros tiempos no encuentra utilidad en un escudo y una espada, sino que centra su accionar en el diálogo, en la búsqueda de generar conciencia en la población, para conseguir un cambio profundo.

A pesar de tener género masculino, muchas veces se utiliza este término para dirigirse a mujeres; esto no necesariamente denota una actitud machista, aunque deriva de una realidad de esa naturaleza: durante siglos, la figura del hombre ha dominado la historia, aunque más no sea porque se haya ocultado o tergiversado la verdad, y en el inconsciente colectivo el heroísmo está fuertemente ligado a la masculinidad. Afortunadamente, gracias a un número cada vez más grande de mujeres luchadoras, llegará el día en el que esto no sea así.

Se conoce como el viaje del héroe a esa serie de cambios que atraviesan quienes se embarcan en una aventura más allá de los límites de su imaginación. Este patrón narrativo, utilizado en infinidad de obras y leyendas de carácter popular, describe de forma incuestionable la transformación que convierte a un ser aparentemente normal en un héroe. Se trata de un fenómeno que puede apreciarse fuera de la literatura, en la vida de esas personas que parecen no pertenecer a su entorno, que no logran encontrar su lugar junto a su familia y a los amigos de la infancia, y que sienten el deseo incontenible de cortar sus raíces.

El héroe siente una llamada, asume una responsabilidad que le exige convertirse en alguien más poderoso, más sabio. Debe dejar su lugar de nacimiento para enfrentarse a peligros y desafíos que lo fortalecerán, tanto física como mental y emocionalmente. El camino es largo y agotador; el héroe duda, pero nunca se rinde. Cuando concluye su primera odisea, la vuelta a casa lo enfrenta con una realidad dura e imposible de modificar: su pasado está más lejos que nunca, y las personas que una vez fueron sus seres queridos, hoy son rocas aferradas a la tierra, a una tierra que deberá dejar atrás una vez más, y para siempre.

Descripción del héroe Edit

Según el crítico de la Generación del 27 Pedro Salinas, el héroe literario fue, sucesivamente:

  1. El inmortal, o héroe del mito.
  2. El guerrero, o héroe de la epopeya o cantar de gesta medieval.
  3. El ser excelso, o héroe idealizado de las novelas sentimentales del renacimiento y el romanticismo.
  4. Un hombre corriente, o héroe de clase media o burguesa de la novela realista y naturalista del siglo XIX.

El tránsito del tercer estadio al último se verifica, según él, con el antihéroe de la novela picaresca española, en los siglos XVI y XVII.

Héroe en el sentido amplio Edit

En ocasiones se considera «héroe» a la persona que salva a otras personas de un grave peligro, produciendo con ello un hecho noticiable o mediático. Igualmente se hablaba en el mundo socialista (Alemania, URSS) de «héroes del trabajo», aplicándose el término extensivamente a quienes mostraban muy especial dedicación o productividad en el trabajo. Modernamente se tiende a confundir, en ocasiones por motivos propagandísticos, políticos o sentimentales, a los «héroes» con las «víctimas» (los «héroes del 11/S», los héroes supervivientes de los campos de concentración, etc.), o simplemente con las personas famosas o célebres.

Héroe literario Edit

En la Literatura, o el cine, el héroe es simplemente el personaje central de una obra, cuyas acciones o hazañas se relatan. En la literatura y especialmente en las novelas y en las tragedias, el héroe puede también tener graves defectos que le llevan a la perdición, como en el caso de Hamlet. En la ópera y el teatro musical, el héroe y la heroína suelen ser interpretados por un tenor y una soprano, personajes más vulnerables son interpretados por voces líricas, mientras que los más fuertes lo son por voces graves o dramáticas. Un subtipo moderno del héroe literario es el llamado «superhéroe», personaje de cómic, novela o cine dotado de «superpoderes», y habitualmente dedicado a salvar a la humanidad de delincuentes y peligros varios.

Héroe mitológico Edit

Los héroes mitológicos de las culturas griega, romana, germánica u otras. Los héroes más célebres se acercan al estatus de dioses en algunas culturas. La palabra héroe procede del griego antiguo (ἥρως hērōs), y describe al héroe cultural que aparece en la mitología. Los héroes griegos eran personajes mitológicos, fundadores epónimos de ciudades y territorios griegos. Estos héroes no siempre eran modelos de conducta o poseían virtudes heroicas; muchos eran semidioses, hijos de mortales y dioses. La época de estos héroes en la que se sitúan las historias de la mitología griega se conoce como la «edad heroica», que termina poco después de la Guerra de Troya, cuando los legendarios combatientes volvieron a sus hogares o marcharon al exilio.

El héroe clásico tiene lo que Lord Raglan (un descendiente de Fitz Roy Somerset) denominó una «biografía cultivada» compuesta de unas dos docenas de tradiciones comunes que ignoraban la línea que separa el hecho histórico del mito. Por ejemplo, las circunstancias de su mismo nacimiento son inusuales: un hombre poderoso intenta matarlo al nacer, es raptado y criado por padres adoptivos en un país lejano. Rutinariamente el héroe encuentra una muerte misteriosa, a menudo en la cima de una colina, su cuerpo no es enterrado, no deja sucesores y tiene uno o más sepulcros sagrados.

En la mayoría de las religiones indígenas europeas aparecen héroes en alguna de sus formas. Los héroes germánicos, helénicos y romanos, junto con sus atributos y formas de adoración, fueron ampliamente absorbidos por las confesiones ortodoxa y católica del cristianismo, constituyendo la base de la actual culto a los santos.

Ad blocker interference detected!


Wikia is a free-to-use site that makes money from advertising. We have a modified experience for viewers using ad blockers

Wikia is not accessible if you’ve made further modifications. Remove the custom ad blocker rule(s) and the page will load as expected.